Labios rojos radiante

Anuncios

Maquillarnos los labios de color rojo intenso es una técnica muy utilizada por todas. Las razones son muchas. La boca roja no solo nos da un toque sensual para una posible fiesta o una primera cita. También lo podemos utilizar en reuniones, o simplemente para salir de compras con nuestra familia o amigas.

En el siguiente tutorial les voy a enseñar una forma muy simple y buena para lograr labios rojos radiante.

Labios rojos radiante

Como primer paso, sugiero humectar los labios con manteca de cacao o alguna crema especial para labios. Tenemos que lograr, antes que nada, que nuestra boca no tenga ningún signo de sequedad ni agrietamiento. Lo vamos a dejar actuar un rato, y mientras tanto usamos nuestros dedos para masajearnos, logrando que la crema penetre bien en la piel de nuestros labios. Después de unos segundos, usamos una esponja o algodón y lo removemos.

En el paso siguiente vamos a usar la misma base que utilizamos para maquillar nuestra piel día a día, y la colocamos sobre los labios. Seguramente les resulte más fácil hacerlo con una brocha gorda, o con la misma esponja que utilizan para colocarse diariamente a ustedes mismas. Esto nos ayuda a neutralizar nuestro color de los labios y lograr que nos quede la boca roja y radiante.

Luego, esto es a elección propia, pero es muy recomendable, podemos colocar una base para labios, incolora. Este material lo consiguen en innumerables puntos de venta dedicado a materiales de cosmetología. Lo que logramos con esto es que el color que elijamos, se fije de una mejor manera y nuestro maquillaje sea duradero y resistente.

Para continuar, tendremos que elegir el color rojo que más nos guste. Les recomiendo que elijan el rojo más brillante posible, de ese modo el impacto de los labios será mayor. Al momento de colocarlo, les sugiero que lo hagan con un pincel. Esto les permite que los límites, la precisión al hacerlo y la intensidad del color sea superior.

El paso concluyente será mejorar el contorno de los labios, y para lograrlo van a utilizar un pincel mojado en corrector del mismo color de su piel. Cuando terminan de emplear el corrector, con una brocha lo pueden esparcir para que no se note rastros de haberlo utilizado.

Por último, lo que resta es disfrutar de los resultados obtenidos. Un proceso fácil y recomendable para enseñar a amigas y utilizar a diario.