Maquillaje del gato Cheshire

Anuncios

Alicia en el país de la maravillas en un clásico de la literatura universal. Sus personajes han quedado en la memoria de todos y sus aventuras han sobrevivido el paso del tiempo como pocas.

Por eso, un personaje de este increíble historia es ideal para reconstruirlo y lucirlo en una fiesta de disfraces, o evento acorde.

En este tutorial vamos a aprender a cómo realizar un maquillaje del gato Cheshire.

Maquillaje del gato Cheshire

Antes de arrancar, recomiendo que su rostro quede bien limpio y humectado. Pueden utilizar agua tibia y un jabón cremoso. Luego una vez que hayan terminado con la limpieza, deben aplicar crema humectante especial para su tipo de piel. Este paso es muy importante no pasarlo por alto, debido a la cantidad de maquillaje que aplicaremos sobre la piel. Si no lo hacen, es muy probable que el rostro termine secándose, y el maquillaje se vaya saliendo y luzca resquebrajado.

Vamos a comenzar por los ojos. En primer lugar, deben maquillar la totalidad del párpado móvil con un lápiz de color negro. También deben aplicar el mismo color sobre la cuenca externa del ojo. Debe quedar la totalidad del contorno en color negro.

Luego, sobre la cuenca del ojo y el lagrimal, aplicarán sombra de color violeta. La misma sombra, tendrán que aplicarla sobre los costados de la nariz. Logramos con esto profundidad en el maquillaje y una nariz mucho más angosta.

La punta de la nariz también debes maquillarla. Con pintura de color rosa, vamos a cubrir toda la punta, y los orificios tenemos que marcarlos y definirlos con un delineador negro.

Ahora pasemos a la boca. Quizá la parte más compleja del maquillaje. En primer lugar, recomiendo que marquen los límites de la gran boca del gato de Cheshire. Para lograrlo deben tener en cuenta que el límite superior será justo en el medio de camino entre la terminación de la nariz y el comienzo del labio superior; y el límite inferior, será junto al límite del labio de abajo. Los extremos deben terminar en un firulete hacia arriba.
Ya marcado el límite, deben pintar todo el interior en color blanco, y marcar los dientes de gato en color negro.

Por último, restan los detalles finales para completar el diseño. Uno es dibujar los bigotes del gato sobre las mejillas. Lo pueden lograr usando también un delineador en lápiz de color negro. El otro detalle es contornear toda la boca con la pintura violeta que usaron anteriormente.