En este momento estás viendo Cómo elegir un buen protector solar: La guía definitiva para encontrar el protector solar perfecto según tu tono y tipo de piel

Cómo elegir un buen protector solar: La guía definitiva para encontrar el protector solar perfecto según tu tono y tipo de piel

No tenemos que volver a explicarte por qué esto es tan importante.
Usa protección solar Diariamente, sin excepciones. El sol es un enemigo de nuestra piel y es el principal causante de los signos de la edad, sin olvidar las enfermedades que puede provocar. Seguro que tienes más que claro lo importante que es
tomar protector solar Como un básico en tu rutina de belleza, pero ¿sabes cuál te va mejor? Te traemos opciones cómodas como la crema solar de Mercadona y te mostramos la crema solar que lo tiene todo. Sin embargo, no todo el mundo lo merece siempre, y por ello, hoy te damos las claves para elegir el mejor y más adecuado.

¿Qué es el factor de protección solar?

A la hora de elegir un protector solar, lo primero que hacemos es fijarnos en las siglas SPF, “factor de protección solar”, que significa factor de protección de los rayos UVB del sol. Por tanto, este es el primer indicador de cuánto y cómo nos protegerá del sol este producto y siempre va acompañado de un número, que indica lo bien protegida que está la piel de las quemaduras solares.

Factoriza 20, 30 o 50

Es fácil, cuanto más alto sea el número que aparece junto al SPF, más protección proporciona. Pero, ¿qué significa este número? Por ejemplo, si tu crema tiene un SPF de 30, tardará 30 veces más en quemarse de lo normal sin protector solar. “Una cosa para recordar, ningún filtro protege al 100 %, siempre hay un pequeño porcentaje de los rayos que golpean nuestra piel, y ese número solo indica el tiempo que tardan los rayos UV del sol en quemar la piel cuando se usa el producto según las instrucciones, en comparación al tiempo que tarda en quemarse sin protección solar”, explica Esperanza Sáenz, directora de Imagen de la sevillana Nezeni Cosmetics.

amplio espectro

Este término también está presente en los protectores solares y se relaciona con asegurarse de que el producto lo tenga contra los rayos UVA (que queman la piel) y los rayos UVA (que descomponen el colágeno): “La protección UV es más importante y compleja de lo que piensas, porque provoca El llamado estrés oxidativo, es cuando las moléculas de oxígeno de nuestra piel se vuelven realmente inestables y crean unos temidos radicales libres, que dan lugar a la aparición de líneas de expresión o arrugas”, añade Esperanza Sanz.

color de piel

Uno de los principales problemas de los protectores solares es el efecto blanquecino que pueden tener tras su uso. Y si tienes la piel oscura, este «defecto» se intensifica. ¿la solución? Elige un “producto que combine filtros químicos, físicos y biológicos que consigan un acabado translúcido y mate en todo tipo de pieles”, afirma Esperanza Sanz.

tipo de piel

Si la piel es grasa, se debe elegir una fórmula libre de aceite para evitar la formación de brillos no deseados. Alternativamente, si la piel es seca, se recomienda usar una fórmula más hidratante que contenga humectantes y emolientes. Por otro lado, las personas con piel sensible deben elegir un producto suave y agradable para la piel que no contenga fragancias químicas, parabenos ni ftalatos para evitar la irritación.

¿Cuál es la mejor forma?

Si eliges una de las lociones tradicionales, ten en cuenta que tienden a ser más espesas que los geles y mousses, y aunque son más fáciles de ver al aplicarlas, ten en cuenta que contienen más aceite y crean más brillo. Por otro lado, están los aerosoles, que son muy cómodos de usar, ligeros y de secado rápido, pero al no verlos bien al aplicarlos podemos dejar zonas desprotegidas, además de ser peligrosos si los inhalamos accidentalmente. Finalmente, si te encanta usar protector solar con maquillaje, los expertos aconsejan usar protectores solares en polvo.

Deja una respuesta